Loading...

Morlanda, vinos de autor DOQ Priorat

22 marzo, 2017 /

Un acercamiento a la bodega de la mano de su enóloga, Judit Llop y la periodista Ruth Troyano.

Morlanda es la bodega del Grupo Freixenet de la DOQ Priorat. Su directora de orquesta es una enóloga discreta pero que cuando las descubres sabes que a partir de entonces no podrás prescindir de su conocimiento, inquietud, vitalidad y visión seductora en la elaboración del vino. A menudo esta actitud nace del respeto por la tierra inculcado en el ámbito familiar, ese que se cuela casi sin advertirlo.

rut_troyano_morlanda1

Judit Llop es enóloga en Viticultors del Priorat, cuya propiedad es del grupo Freixenet en un 50%. Nació en Batea y aprendió de su padre que la estima por el viñedo debería ir acompañada de mucho esfuerzo y estudios. Más tarde confirmó que las raíces se fortalecen viajando por el mundo. Con un bebé de 6 meses y un hijo de dos años, se embarcó en una aventura enológica en Australia y Nueva Zelanda, que años más tarde repitió.

En tres años, todo el viñedo será ecológico

Los orígenes marcan y hay en su discurso una estima muy coherente por el paisaje. Hace 13 años que está al frente de la dirección enológica en Viticultors del Priorat y cree que es ahora cuando se empiezan a recoger los frutos de muchas horas de dedicación, sobre todo, en el viñedo. “Hoy el suelo y las cepas están receptivas a la conversión a ecológico. En tres años, todo el viñedo lo será”, anuncia la enóloga. 13 hectáreas de una finca de 82 se dedican a la producción de vino. Cepas en espaldera, la mayoría, que conviven plácidamente con un entorno boscoso y de olivos. Un paraíso natural escondido entre Bellmunt del Priorat y El Masroig, alejado de cualquier ruido.

rut_troyano_morlanda2

Judit Llop empezó a tratar el viñedo con probióticos cuando en España pocos sabían de su existencia. Observó que los suelos eran extremadamente pobres y habían sufrido demasiado. Quiso devolverles la vida perdida y los alimentó saludablemente como hoy hacemos los seres humanos. Con la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona desarrolló un estudio que se demostró efectivo y que el Grupo Freixenet financió.

Judit Llop es un punto de inflexión en la historia de Viticultors del Priorat que arranca en 1998: suelos vivos, equilibrio en la producción y calidad por encima de cantidad. Hasta el punto de que el vino tinto Morlanda 2010, un ensamblaje de uvas de garnacha y cariñena de viñedos viejos, sólo sale al mercado en añadas muy especiales. En 13 años, Judit solamente ha considerado oportuno embotellarlo en 6 ocasiones: 2005, 2007, 2009, 2010. En los años venideros y tras el reposo en barricas de roble francés, saldrán las añadas 2013 y 2014.

Por encima de todo tenemos que amar nuestro territorio

Si el vino es efímero, Morlanda tinto lo es aún más. “Es un vino de autor”, afirma su enóloga. “Tenemos que trabajar con lo que tenemos y, por encima de todo, amar nuestro territorio. Viajar te hace valorar lo que hay en Priorat y reforzar luego su identidad”, cuenta. El coupage entre garnachas y cariñenas en Morlanda es una evidencia de la complementariedad ejemplar y frágil entre las dos variedades autóctonas. La garnacha, cultivada sobre suelos de pizarra, descubre al catador un amplio abanico aromático en nariz, pero esencialmente notas florales, de violetas y de tinta china, mientras que la cariñena, sobre suelos arcillosos y de llicorella, añade estructura, volumen y longitud.

El Morlanda 2010 es extraordinario, floral y fresco, con gran capacidad de envejecimiento

rut_troyano_morlanda3

Judit Llop ha devuelto al tinto Morlanda el prestigio que tuvo en sus inicios, cuando despertó infinitas expectativas al ser considerado el mejor vino del mundo. Un reconocido crítico de vinos le ha confesado que 2010 es “extraordinario, floral y fresco, con gran capacidad de envejecimiento”. Fue un año frío en Priorat, con gran sanidad en el viñedo. Estamos ante un vino de guarda que mejorará con el tiempo. Es balsámico, profundo… “Es mi criatura. Poco más de 5.000 botellas. Es un vino identitario, reflejo de una tierra que cautiva, de acentuada orografía y marcada por el entorno boscoso que le rodea. El vino es la mejor manera de preservar el territorio”, sentencia Llop.

Sabes que tengo razón, cada día que pasa se vuelve mejor

La calidez de Morlanda en boca sólo la rompe el recuerdo de un 2010 helado en Priorat. Es un vino seductor que pide tiempo para ir desplegando todo su potencial aromático y gustativo. “Sabes que tengo razón, cada día que pasa se vuelve mejor, cada vez es más fuerte…” dice la letra de Verte llegar, el tema musical de la cantante Dolo Beltrán (Pastora) que la enóloga Judit Llop propuso para armonizar con Morlanda 2010, en un concierto sublime de vino, voz y guitarra en Tannic by Freixenet, en Barcelona. El presidente del grupo, Pere Ferrer, sentenció entonces: “Maridamos una candidata a dos Grammy – Dolo Beltrán– con una enóloga –Judit Llop– que bien podría obtener 100 puntos Parker”.

rut_troyano_morlanda4

La personalidad de Judit es comparable al gran bagaje enológico que demuestra en la corta distancia. Su seducción y atrevimiento, convencen. Y por supuesto las microvinificaciones que descubre a quién la visita en la bodega y que son la mejor carta de presentación de su estandarte: Morlanda.

Ruth Troyano

0 Comentarios

Dejar una respuesta