Loading...

Escapadas perfectas de primavera

20 abril, 2015 /

5 propuestas para desconectar del mundo esta primavera.

Un viaje espléndido siempre nos evoca alguno de los cinco sentidos de la percepción: ya sea el gusto, la vista, el tacto, el olfato o la audición. Para los que deseen revivir experiencias del pasado o inspirarse en nuevas emociones, os proponemos cinco escapadas sensoriales para esta primavera. Una experiencia que maridaremos con algunos de los mejores vinos y cavas del Universo Freixenet. ¡Que empiece la aventura!

El Sabor: Ciudad de México

Ciudad de México

Los tesoros culturales y gastronómicos que esconde la capital mexicana necesitan ser redescubiertos. Para una visita de lo más completa callejead por el centro histórico, el Zócalo, el Museo Mural de Diego Rivera y el Museo de Frida Kahlo. Además, resulta imprescindible subir hasta lo alto de las pirámides del Sol y la Luna en Teotihuacán. A tan sólo dos horas y media de la Ciudad de México, se encuentran los viñedos de Sala Vivé en el cálido microclima de Quéretaro. Allí podréis disfrutar de una visita guiada por las bodegas o incluso apuntaros a pasar un día completo en la cava con el sommelier. No dudéis en maridar algunos de los manjares típicos del país como el mole poblano, la cochinita pibil, los tamales, los tacos y el guacamole con alguna de las sugerencias de Sala Vivé. Por ejemplo, los tacos y el mole casan a la perfección con un Brut Petillant, un Rosé de Viña Doña Dolores o incluso con un buen Merlot.

La vista: Melbourne

Melbourne

Viajar hasta el continente más lejano es toda una aventura ya de por si. Para disfrutar de una ruta ideal por el sur del país, una de las opciones más románticas consiste en escaparse hasta Melbourne. Una ruta arquitectónica por Swanson Street donde embobarse con la St. Paul’s Cathedral, perderse en los Royal Botanic Gardens y Kings Domain o acudir a las tiendas más sofisticadas de Collins Street son algunos de sus imprescindibles. A una hora de vuelo se encuentran las bodegas Katnook (https://www.katnookestate.com.au/katnookestate), donde podréis saborear los fantásticos Odyssey Cabernet Sauvignon y Prodigy Shiraz además de recorrer sus viñedos. Aprovechad también para pasar por la magnífica Kangaroo Island. Las panorámicas serán tan estremecedoras que nada superará el brindis con un exquisito Cabernet Sauvignon de 2012 al atardecer en este paraíso perdido.

El tacto: Cataluña

Barcelona

Escaparse de fin de semana a Barcelona es algo inevitable y de lo más apetecible: playas, monumentos, relax y, sobre todo, buena gastronomía. Pero antes de descansar y relajarse, la ciudad condal ofrece una plétora inacabable de musts que deberéis tachar de vuestra lista: el tan sonado recorrido de Gaudí (la espléndida Sagrada Familia, la Pedrera, la Casa Batlló, el Parque Güell…) puede ser el aperitivo de un gran día. Visitar la Iglesia de Santa Maria del Mar o los edificios del Barrio Gótico, jugar con la arena de la playa de La Barceloneta y más tarde saborear un Trepat de Freixenet en el nuevo espacio Tannic by Freixenet en Sarrià pueden culminar una jornada de ensueño. Pero si preferís alejaros de la frenética vida urbana, la forma más placentera de hacerlo será dedicar un día entero a hacer enoturismo en una senda por el Penedés, la tierra que venera el buen vino y los cavas. Descubrid las novedades de Freixenet en Sant Sadurní d’Anoia, saboread el gustoso Creu de Lavit de Segura Viudas, disfrutad de un gustoso Cabernet Sauvignon en René Barbier (intentad visitar sus viñas con cita previa) o de un delicioso cava en Castellblanch.

La audición: Sonoma

San Francisco

En vuestra visita a San Francisco, las opciones son infinitas y para toda la familia. Enamorarse con la ciudad en medio del puente Golden Gate, presenciar el silencio en algunas celdas de Alcatraz, perderse por los barrios más ajetreados y bonitos como el Fisherman’s Wharf o gritar de felicidad en el divertidísimo parque de atracciones Six Flags son algunas de las actividades que no pueden faltar en nuestro viaje. Para degustar una selección vinícola exquisita en Sonoma, es imprescindible la visita a la Gloria Ferrer winery (http://www.gloriaferrer.com), a menos de una hora en coche desde San Francisco. Escuchad las burbujas que se desprenden del Royal Cuvée Brut de 2006 mientras reposa levemente en su flauta de cristal tras ser descorchado o sentid el recorrido de un rico Pinot Noir por vuestro paladar justo antes de engullirlo en los tastings que ofrecen.

El olfato: La Rioja

Monasterio de Yuso

La comunidad norteña de las catedrales y el vino esconde algunos de los monumentos emblemáticos del Camino de Santiago. La Catedral de Santo Domingo de la Calzada, los monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla –ambos Patrimonios de la Humanidad– o el Museo del Vino en el enigmático pueblecito de Haro son algunos ejemplos. Degustad los manjares riojanos más preciados (patatas a la riojana, pimientos rellenos, menestrita de verduras…) y maridadlos con un majestuoso Orube Crianza del 2012 en cualquier asador de Logroño. Finalmente, adentraros en las bodegas de Solar Viejo para enamoraros de sus aromas y caer rendidos al perfume que desprenden sus tierras. ¡Buen viaje!

0 Comentarios

Dejar una respuesta