Loading...

4 mitos y leyendas sobre el vino y el cava

19 enero, 2016 /

Una guía con cuatro mitos para que no te la den con queso.

¿Sabías que la expresión “que no te la den con queso” viene de la picardía que muchos bodegueros tenían al ofrecer catas de vino con queso para disimular los defectos de un vino mediocre? El espíritu de la cita vendría a ser “que no te engañen”, que no te tomen el pelo.

La de veces que alguien que dice ser entendido en vino te habrá sentenciado rotundamente con alguna afirmación que te ha dejado sin opción a réplica. No te fíes, hay muchas leyendas urbanas y fábulas que circulan alrededor de la enología. Aquí van cuatro ejemplos de mitos sobre el vino:

El mito de la temperatura ambiente

ambiente

El tinto siempre debe servirse a temperatura ambiente”. ¿Pero cuál es la temperatura ambiente estándar? ¿Es la misma en un restaurante que en casa, en invierno que en verano o en el norte que en el sur? Para nada. El vino tinto debe servirse entre 16 o 18 grados, ligeramente frío. Así nos olvidamos del ambiente y su temperatura.

El mito del envejecimiento

envejecimiento

El vino, cuanto más viejo, mejor”. Depende. Cierto es que hay algunos vinos que mejoran en botella, pero en ningún caso un crianza puede llegar a ser un reserva o gran reserva por guardarlo en bodega durante tiempo prologando. Todo se mide a partir del envejecimiento en barrica y en ningún caso un vino joven responderá bien con el paso del tiempo. Cada vino a su tiempo.

El mito de las copas de espumoso

copas_tulipaMejor la copa de flauta, que es más elegante”. En las copas de flauta se aprecia mejor el carbónico y son las que acostumbran a copar las grandes celebraciones. Pero si lo que deseamos es apreciar el cava en todo su esplendor necesitaremos una copa tulipa, un poco más abierta, para apreciar la carga aromática.

El mito del maridaje

maridaje_vinos

Los blancos con pescado y los tintos con carnes rojas”. Sí, pero con matices. No todos los vinos se adaptan igual de bien a los platos, como tampoco hay vinos predefinidos para armonizar con diferentes alimentos. Lo importante es experimentar, probar nuevas combinaciones y buscar en uno mismo el maridaje perfecto. En el mundo del vino, nada es cuadriculado.

Ya sabes, que no te la den con queso a partir de ahora.

0 Comentarios

Dejar una respuesta