Loading...

4 inocentadas sobre el vino que no te debes creer

27 diciembre, 2016 /

Manual práctico para no caer en cuatro falsas creencias.

El día de los Santos Inocentes es aquel día en el que todo el mundo participa en el juego del engaño. Es el día en el que hay carta libre para proponer alguna broma –las inocentadas– y darle veracidad almenos durante unas horas. En el Club Cuvée no queremos hacerte caer en ninguna trampa, pero en cambio sí queremos sacarte de alguna.

Estas son cinco falsas sentencias relacionadas con el vino que no debes creerte. Después de leer esto, esperemos dejes de ser un inocente o una inocente más.

Los tapones de rosca, solo en los vinos de baja calidad

tapon_de_rosca

Falso. Son cada vez más los elaboradores que utilizan el tapón de rosca para cerrar sus vinos, sobre todo en el Nuevo Mundo, como Australia, Nueva Zelanda o los Estados Unidos. Este tipo de cierre es más práctico y no permite la oxigenación del vino, además que contribuye en reducir el gasto de las existencias mundiales de corcho. Aunque se pierda la parte de romanticismo que tiene descorchar una botella de vino, se gana en practicidad. Los grandes vinos del futuro vendrán cada vez más con tapón de rosca.

Los vinos orgánicos están libres de productos qúimicos

uva_organica

Error. Sí, en el cultivo de los denominados vinos orgánicos no interviene ningún producto químico y todo el proceso está libre de ellos, pero sí está permitido utilizar sulfitos de más para evitar la oxidación del vino en la parte final de su elaboración. Es importante tenerlo en cuenta porque alguien se podría llevar alguna que otra sorpresa.

Cuanto más viejo sea el vino, mejor

vino_reserva

No. Cada vino tiene su propia curva de vida. La mayoría de ellos están fabricados para ser consumidos en una ventana de entre 1 y 5 años y pasado ese tiempo habrán perdido todas sus propiedades. Sí que hay vinos que precisan de más envejecimiento, pero no por ello deben ser considerados mejores que los del año.

Los vinos dulces y afrutados son lo mismo

dulce_afrutadoNo tienen nada que ver. Un vino dulce es aquel que tiene un proceso de elaboración en el que se añade más azúcar residual mientras que un vino afrutado es un vino seco con aromas o notas afrutadas. El hecho de notar sensaciones de frutas dulces no nos debe llevar al equívoco de pensar que nos encontramos delante de un vino dulce.

0 Comentarios

Dejar una respuesta